Fresas: Que son y tipos de fresas para una Fresadora

Tipos de fresas

Las fresas son herramientas giratorias que permiten el mecanizado tanto de superficies como de materiales y son vitales en las fresadoras baratas. Suelen estar construidas por acero rápido, aunque este material es caro.

Los filos se disponen de manera simétrica alrededor de un eje, el cual sirve para eliminar el material de la pieza que se está labrando, es lo que devasta y hace viruta el material. Existen tres tipos de fresas: las de tipo N, las de tipo H y por último, las de tipo W.

No obstante, lo que tienes que saber es que hay un montón de fresas y un montón de clasificaciones para las mismas. Aquí tienes una lista:

Por método de fresado:

  • Fresas para fresado frontal

  • Fresas para fresado periférico

Por el montaje o la fijación de las fresas en la fresadora:

  • fresas frontales

  • fresas de mandril

  • fresas de vástago

    Por tipo de construcción:

  • fresas enterizas

  • fresas calzadas

  • fresas con dientes reemplazables

     

    Por la forma de los canales entre los dientes:

  • fresas de canales rectos

  • fresas de canales helicoidales

  • fresas de canales bi-helicoidales

Por la dirección de corte de las fresas:

  • Fresas para corte a la derecha

  • Fresas para corte a la izquierda

Por tipo de superficie o perfil de incidencia de la fresa:

  • superficie fresada

  • superficie escalonada

No obstante, la clasificación más importante que se realiza es por su geometría, si tiene el dentado recto, si lo tienen helicoidal, si el ranurado es plano, si es profundo etc.

 

Fresas para metal

La principal distinción depende del tipo de metal que vayamos a trabajar y de la dureza del mismo, siendo recomendable un tipo de fresa para el metal blando y otro tipo para el acero. No obstante, según la función podremos usar diferentes tipos de bordes, fresas esféricas, fresas toridales, fresas especiales y fresas de alto rendimiento.

Aunque todas las clasificaciones anteriores son importantes para determinar que la fresa sea acorde con tu fresadora, la tipificación más importante de las fresas es según su geometría pues es la que determina el tipo de acabado que se realizará. Además es la única característica que es común a todas las demás categorías.

Clasificación según su geometría:

  • Cilindros periféricos: poseen dientes sólo en la periferia, pueden ser rectos, helicoidales o bi-helicoidales (cada mitad del cilindro tiene una dirección distinta en los dientes helicoidales. Son mayormente usadas para planeado y desbaste.
  • Cilindros frontales sin vástago: poseen dientes tanto en la periferia como en la cara lateral. Mayormente utilizadas para ranurado profundo.
  • De disco: tienen longitud de corte baja con respecto a su diámetro. Pueden tener dientes rectos para ranurado plano, alternos para ranurado profundo y de cruz para chaveteo profundo. Además pueden montarse dos fresas de disco para ajustar la longitud de ranurado profundo. También está la fresa de sierra plana que se considera de disco ya que permite ranurados finos aunque mayormente se usa para cortar.
  • Angulares sin vástago: dos filos se unen formando distintos ángulos; prismático o frontal y sirven para realizar guías en dichos ángulos precisamente.
  • Fresas con vástago: el vástago sirve para sujetarlas y puede ser cilíndrico con disposición frontal o angular; las frontales de punta plana, punta esférica (funcionan para ranurado, desbaste, acabados y contornos) o punta tipo “T” y para ranuras woodruff funcionan para realizar precisamente este tipo de cortes complejos. El vástago también puede ser cónico para lograr un orificio avellanado. Finalmente, el vástago puede ser angular o “cola de milano” y logra formas trapezoidales.
  • Fresas de perfil constante: pueden o no tener vástago y su función particular es que dejan la forma geométrica del diente en la pieza tallada. Pueden ser destalonadas cóncavas para el ranurado semicircular tipo hembra o convexa para generar superficies semicirculares tipo macho. Pueden ser fresas de módulo que también entran en la categoría de discos y sirven para crear engranajes, ruedas dentadas, poleas, cremalleras y mucho más. Toda superficie sinuosa o curva se realiza con una fresa de perfil constante. También pueden hallarse varias fresas idénticas dispuestas unas junto a otras formando un cilindro, son de tipo múltiple y sirven para crear roscas.
  • Combinadas: se pueden montar varias fresas de distinto tipo para crear una fresa que contenga las propiedades de todas las que le conforman, trabaje como una fresa de perfil constante pero sea mucho más económica.
  • Fresas madres: tienen la misma función que las fresas de módulo con la ventaja de que hacen todo el trabajo al mismo tiempo mientras las de módulo lo hacen diente por diente.

Otra herramienta que suele ser utilizada en combinación con las fresas y para su óptimo funcionamiento es el Cabezal Divisor. Este aparato funciona como un separador de intervalos que garantiza una regularidad en la periodicidad del corte para que sea exacto. Consta de un disco regulador con agujeros (semeja un colador plano) adherido a una manivela giratoria, todo esto adherido a la fresadora o al torno de la máquina. Luego, la pieza circular se sujeta y se calculan los intervalos. Una vez hecho los cálculos, se gira la manivela para ubicarla en el agujero correspondiente y entonces se introduce un tubillo detentor que evita que el cabezal divisor se mueva del orificio marcado. Allí, se realiza el primer corte o fresado del engranaje a producir y se retira el tubillo para una vez más girar la manivela y ajustar al siguiente orificio. Así hasta llegar a los 360°, es decir, hasta labrar el engranaje completo.